CONSUMO DE LÁCTEOS

¿ SÍ O NO?

 

Los lácteos son una fuente de minerales, vitaminas y proteínas. Siempre han destacado su contenido en CALCIO… “Si no tomas el vaso de leche no crecerás” ¿Cuántas veces habré oído esa frase… Podemos encontrar este mineral de forma más abundante en otros alimentos como en las semillas de sésamo, las almendras y los vegetales de hoja verde.

El consumo de productos lácteos podría tener efectos perjudiciales en nuestra salud si los consumimos en exceso y en función de la calidad de los mismos. Los seres humanos somos la única especie que sigue consumiendo leche después de la crianza, y además de otra especie…

¿Qué podría ocasionar su consumo en exceso en nuestro organismo?

  • El consumo de LACTOSA: puede ocasionar problemas digestivos, ya que a medida que vamos envejeciendo, vamos disminuyendo la secreción de LACTASA (enzima que digiere la lactosa –el azúcar presente en los productos lácteos y en muchos alimentos procesados–). Así que por mucho que nos empeñemos en tomar lácteos; aunque no seamos intolerantes, a medida que nos vamos haciendo mayores cada vez los toleraremos menos.

¿Y si los tomo sin lactosa?

Si…podría ser una opción para disminuir los problemas digestivos pero sigue teniendo proteínas procedentes de la vaca (animal del cuál se consumen la mayoría de lácteos en nuestra sociedad) y otras hormonas y antibióticos que es importante conocer:

Las PROTEÍNAS de la leche de vaca se dividen en:

  • Caseínas 80% (25-28g prot /litro de leche vs. 5-8g/litro en la leche humana)
  • Proteínas del lactosuero
  • Proteínas que forman parte de la membrana del glóbulo graso
  • Las caseínas de la leche de vaca son 4 (alfa-caseina/ beta-caseina, kappa-caseina y gamma caseína) a diferencia de la leche humana que sólo son 2, motivo por el cual 2 de ellas nuestro cuerpo/sistema inmune las reconoce como sustancias extrañas y NO son asimilables en la digestión humana.
  • La caseína no digerida entra en descomposición por acción del microbioma intestinal y tiende a causar la APARICIÓN DE MUCOSIDAD: por lo que el consumo de lácteos podría estar detrás de mucha enfermedades respiratorias.
  • Como he comentado 2 de las caseínas son sustancias extrañas para nuestro organismo: ALTA DEMANDA DE ANTICUERPOS: y su consumo continuo y excesivo podría desencadenar un agotamiento del sistema inmune.
  • La lactosa puede ocasionar problemas digestivos, ya que a medida que vamos envejeciendo, vamos disminuyendo la secreción de lactasa (como he comentado anteriormente)
  • El ser humano deja de sintetizar lactosa en la niñez, adolescencia. Si tomamos muchos lácteos podemos seguir sintetizando un poco más esta enzima pero con la edad seguirá disminuyendo y aunque nos empeñemos en tomar lácteos, no estamos creados para digerirlos. Hay una población en el norte de Europa que es de las pocas que siguen sintetizando esta enzima, quizá por la falta de sol y para que tengan más facilidad de absorber calcio.

Otras sustancias que podemos encontrar en la leche de vaca son HORMONAS Y ANTIBIÓTICOS.

Los animales criados para el consumo, desgraciadamente están expuestos a mayores tasas de hormonas de crecimiento y antibióticos (para sanar las mastitis -infección en las mamas- y posibles enfermedades).

La consecuencia podría llevarnos a una RESISTENCIA a determinados antibióticos.

PROPUESTA NUTRICIONAL

Tenemos la posibilidad de consumir productos lácteos fermentados; la cantidad de lactosa se reduce y si además escogemos la procedencia de un animal más pequeño como la cabra u oveja y de origen ecológico será mucho más saludable.

SUSTITUIR LA LECHE

  • Leche o bebida vegetal: puedes sustituirla por leche de origen vegetal sin azúcares añadidos, como la bebida de coco, cáñamo, arroz, avena o almendra.
  • Otras leches: si optas por leche de procedencia animal es mejor optar por la leche fresca de cabra u oveja ecológicas.
  • Leche de vaca fresca mejor que la UHT.

SUSTITUIR LOS YOGURES

  • kéfir natural o yogures de cabra o/y oveja.

QUESOS CON MODERACIÓN Y DE CALIDAD

  • Quesos: recomiendo incorporar queso 1-2veces/semana.
  • Tipo: queso de cabra, búfala o quesos proteicos.
  • También puedes introducir en tu dieta levadura nutricional; tiene sabor a queso y puedes espolvorearla en las ensaladas para darle un toque más sabroso. También puedes mezclar la levadura con anacardos picados y el sabor a queso es mayor.

HAZ TUS PROPIOS HELADOS

  • Los helados puedes sustituirlos por sorbetes de frutas o hacer helado casero con fruta congelada mezclada con bebida vegetal o leche de cabra u oveja (opciones de frutas que van bien para hacer helados: plátano, mango, aguacate, papaya, frutos rojos).

Para terminar me gustaría recordar que es importante para nuestra salud cambiar algunos hábitos pero sin llegar a obsesionarnos. No hay alimentos buenos o malos; cada organismo, cada momento o estación, cada lugar determinará qué escoger y algo muy importante a recordar se basa en el antiguo dicho constatado en toxicología:

“Todo es veneno, nada es veneno: es la dosis la que hace el veneno”

Isabel Martín Conecta tu salud