Consejos para quitarnos el frío

¿PUEDO HACER ALGO PARA REDUCIR LA SENSACIÓN DE FRÍO?

¿No te has preguntado alguna vez  por qué dos personas en la misma temperatura ambiente pueden tener más o menos frío? ¿Por qué necesito llevar varias capas de ropa para mantener mi temperatura y mi vecino puede ir en manga corta sin pasar frío?

El frío (según la RAE) se define como un cuerpo que tiene una temperatura muy inferior a la ordinaria del ambiente. Generalmente es considerado frío en el ambiente a temperaturas inferiores o iguales a 10 °C y fresco alrededor de los 15 °C (sensación de varía con el viento y la humedad).

La precepción de frio que tiene una persona es subjetiva pero la fisiología humana también tiene mucho que aportar…

¿Cómo se regula nuestra temperatura corporal?

El control de nuestra temperatura corporal está en el hipotálamo (en nuestra cabecita); es quién manda señales en función de los receptores térmicos que tenemos en nuestro cuerpo para bajar o subir la temperatura y mantener el cuerpo en una temperatura óptima (36,5-37ºC).

¿Cómo hace el hipotálamo para que no descienda nuestra  temperatura cuando tenemos frío?

  1. Vasoconstricción cutánea.
  2. Disminución de la producción de sudor.
  3. Incrementar la actividad muscular aumentando el tono y/o escalofríos.

Cuando nos sometemos a temperaturas ambientales bajas y nuestro hipotálamo no es capaz  de producir la cantidad de calor necesaria para mantener las funciones fisiológicas puede aparecer una hipotermina (<35°C).

¿Qué personas son más susceptibles al frio?

  • Aquellas con un metabolismo más bajo debido a…
  • Edad: con la edad el metabolismo va disminuyendo.
  • Sexo: las mujeres suelen tener un metabolismo más bajo que los hombres.
  • Malnutrición y/o dietas muy restrictivas
  • Hipotiroidismo
  • Hipoglucemia
  • Inmovilidad
  • Insuficiencia suprarrenal e insuficiencia hepática
  • Aquellas que presenten alguna alteración de termorregulación (lesiones congénitas o adquiridas del hipotálamo), lesiones medulares, sepsis), problemas de circulación sanguínea, síndrome de Raynaud.
  • Algunos fármacos también pueden afectar a la regulación corporal como son; los relajantes musculares, anestésicos generales, antidepresivos tricíclicos, benzodiacepinas, opiáceos, barbitúricos…entre otros.
  • La composición corporal: el peso y la relación de masa grasa: masa muscular también afecta..
  • Cuanta mayor sea la masa muscular, mayor irrigación sanguínea, mayor metabolismo y mejor regulación del frío.
  • Menor masa muscular se asocia con una afectación de la capacidad de aislamiento periférico de la termorregulación (cuidado con personas adultas, sarcopenia…).
  • Cuanta más grasa corporal, mayor capacidad para aislarme del frío y viceversa.

 

Sabiendo un poco de teoría podemos sacar unos pequeños consejos para calentar nuestro cuerpo… No podemos modificar nuestra edad ni alguna otra patología pero si podemos movernos, alimentaros bien y cambiar nuestros hábitos para tener una buena relación de masa grasa y muscular.

“MUEVE TU CUERPO Y NUTRELO CON SENTIDO”

 

  1. Hidrata tu cuerpo con caldos calientes e infusiones que estimulen el metabolismo como el jengibre, té verde, mate.

Que no sudemos no significa que no perdamos agua cuando tenemos frío. No vemos su pérdida mediante la piel pero sí la hay mediante la evaporación, sobre todo al contacto con el aire frío y seco. El agua nos ayuda a regular nuestra temperatura interior y estar bien hidratados nos ayudará a soportar mejor los cambios de temperatura.

Hidrata a tu cuerpo con caldos calientes e infusiones, sobre todo las que estimulan a tu metabolismo y las que ayudan al sistema circulatorio como son el jengibre, té verde, mate, menta, cúrcuma, pimienta, ginkgo biloba.

Evita tomar bebidas con contenido en alcohol, ya que este deshidrata al organismo y por lo tanto no nos ayudará a regular la temperatura aunque a lo mejor sí a no darnos ni cuenta.

  1. Nutre a tu cuerpo de forma inteligente manteniendo un nivel de glucemia estable mediante alimentos calientes como las cremas de verduras con frutos secos y platos caldosos.

La hipoglucemia (bajada de azúcar en sangre) puede enlentecer nuestro metabolismo. Las personas que tienen diabetes suelen tener mayor sensación de frío por este motivo. Nutre a tu cuerpo con alimentos naturales, sin procesar, sin azúcares añadidos. Alimentos de temporada y que den calor a tu cuerpo como cremas de verduras con frutos secos, sopas, platos caldosos (legumbres, arroz, miso…).

  1. Mantén controlada tu tiroides y utiliza alimentos ricos en yodo, tirosina, selenio y zinc como son el pescado, marisco, algas marinas, frutos secos.

Las personas con hipotiroidismo tienen un metabolismo más bajo. A esto se le suma una de las funciones de la tiroides es regular la temperatura corporal.

  1. Equilibra tu peso corporal y realiza ejercicio físico a diario tanto cardiovascular como de fuerza.

El ejercicio físico aumenta la temperatura corporal además de mejorar tu salud, por lo que en los días de frío lo mejor que puedes hacer es seguir con las recomendaciones diarias de al menos 30’ de alguna actividad cardiovascular como caminar, correr, subir escaleras…(si las haces en el exterior utiliza buena ropa de abrigo y transpiración).

Tener un bajo peso corporal no te ayudará a pasar los días de frío pero puedes incrementar tu tono muscular con un buen entrenamiento de fuerza. Realizar circuitos que impliquen los grandes grupos musculares 2-3 días por semana es suficiente. En la figura (1) puedes visualizar un ejemplo de una parte de la rutina de un entrenamiento de fuerza (si necesitas ayuda pide de un profesional que te guíe).

Ejemplos de ejercicios para realizar y aumentar la temperatura corporal:

 

El exceso de peso corporal puede ayudarte a pasar menos frío pero no es un buen indicador de salud, por lo que haz caso de las recomendaciones para mejorarla y muévete.

En resumen, mantener el peso con una buena relación de masa grasa y masa muscular te ayudará a pasar estos días de frío, así que muévete con inteligencia y nutre a tu cuerpo con los alimentos más aconsejados en estos días de frío.

 

Referencias bibliográficas

Blanco, M. Paré, A., Barnés, E. y Gómez, S. (2007). Plantas medicinales y fitoterapia aplicada al deporte. Posgrado en suplementos, ayudas ergonutricionales y farmacología en el deporte. Bloque 4. España: ElikaEsport Editorial.

Lizarralde; E.; A. Gutiérrez, A. y Martínez Ortiz; M. (2000). Alteraciones de la termorregulación. Emergencias, 12:192-207.

Serra, J. A. (2006). Clinical consequences of sarcopenia. Nutrición hospitalaria, 21, 3.